Marostica “no solo ajedrez”. Vicenza, Veneto.

Marostica es una de las tantas ciudades amuralladas que pueblan el Veneto.

En 1311, apenas un año después de la conquista por parte de la Señoría Scaligera del territorio de Vicenza, Cangrande della Scala decidió trasladar el antiguo borgo hasta su actual ubicación y de dotar el nuevo centro habitado de un importante infraestructura defensiva. Hoy en dia, aún podemos admirar los dos imponentes castillos y las murallas que circundan completamente pueblo medioeval.

Los Muros exteriores de Marostica tienen una longitud de 1.800 metros.
El Castillo inferior, cuya construcción se remonta a 1312

El Castillo Inferior, está ubicado en la plaza principal y con el pasó del tiempo dejó su funcion netamente militar para transformarse en un palacio de uso residencial. Hoy es la sede del museo del vestuario utilizado durante la manifestación que ha hecho famosa Marostica a nivel mundial, osea las competencias de ajedrez, donde las distintas piezas son caracterizadas por personas que utilizan bellisimos vestidos de época.

La piazza degli Scacchi donde se reliza la tradiciónal competencias de ajedrez.

El otro Castillo es llamado Castillo superior y fue una verdadera fortaleza militar ubicada sobre la colina que domina la ciudad, un verdadero último refugio en caso de ataque.

Una de las torres de castillo superior.

A él se puede llegar siguiendo un sendero que sale desde la parte baja del pueblo. Subiendo por este se pueden disfrutar de algunas hermosas vistas. Antes de subir es importante asegurase que el castillo esté abierto para que no les pase como a mi que después de todo el esfuerzo de la subida lo encontré cerrado y no pude caminar sobre sus murallas como lo hacían los soldados que antiguamente realizaban los turnos guardia.

Vista a Marostica desde el sendero que lleva al castillo superior.

Marostica no solo es historia y no es solo ajedrez. Su pequeño centro es realmente encantador. Yo disfrute mucho la visita, sobretodo la parte del bar donde nos relajamos tomando un buen spritz.

Una de las tranquilas calles de Marostica. Al fondo la Chiesa della Madonna del Carmine.
A %d blogueros les gusta esto: